sábado, 21 de mayo de 2011

BEATO FRAY SEBASTIAN APARICIO



Agricultor,
(1502 †1600)
Fiesta: 27 de Julio

Nació Sebastián de Aparicio del Prado el 20 de enero de 1502, en el pueblo gallego de Gudiña, de la provincia de Orense (España). Sus padres Juan de Aparicio y Teresa del Prado le ponen por nombre el santo del día en que nace
Cuando era niño, llegó a su pueblo una terrible epidemia y a todos los apestados los alejaban de los demás para que no los contagiaran. Sebastián se enfermó y la mamá lo llevó aparte a una cueva. Pero llegó una loba y lo mordió, y con la hemorragia se curó de la enfermedad. Desde entonces tuvo un especial amor por los animales y una influencia admirable sobre ellos.
A los 98 años se le reventó una hernia y se sintió morir. Pidió a los franciscanos que rezaran el credo y cuando decían: "Creo en la resurrección de los muertos y en la vida eterna"... se quedó muerto, el 25 de febrero de 1600.

Muchísimos habitantes de Puebla asistieron a su entierro. Dos veces fue desenterrado su cadáver, y las dos apareció incorrupto. Al morir quedó su rostro hermoso y alegre, como si estuviera vivo. Junto a su sepulcro se obraron varios milagros. Fue beatificado en 1787.

Parece un hombre de 60 años. Murió en el 1600 a los 98 años.
Está en urna de cristal, en el convento franciscano de Puebla de los Angeles, México

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. he leido la muy bonita historia de el BEATO FRAY SEBASTIAN DE APARICIO la cual me ha llenado de mucha fe y espero en DIOS poder algun dia visitar personalmente el santuario en PUEBLA DE LOS ANGELES, MEXICO

    ResponderEliminar
  3. Gracias German, la vida de los santos es el camino más seguro para llegar a Dios, todos estamos llamados a la santidad. Dios te bendiga, un abrazo

    ResponderEliminar